logo  

Contáctenos

Correo: info@akubica.com Teléfono: 81 1768 1144

¿Qué pasaría si internet deja de funcionar por un día?

Sistemas aKúbica > Tecnologia  > ¿Qué pasaría si internet deja de funcionar por un día?

¿Qué pasaría si internet deja de funcionar por un día?

Jeff Hancock, profesor de la Universidad de Stanford, acostumbraba dejar una interesante tarea a sus alumnos para después discutir los conceptos en clase. Antes del año 2008, pedía a sus alumnos pasar 48 horas sin utilizar Internet. En el 2008 se tomó un año sabático, y para cuando regresó en 2009 las cosas habían cambiado. El profesor comenta que cuando trató de dejar la misma tarea hubo una revuelta en su clase. Los estudiantes dijeron que la asignación era imposible e injusta. Ellos argumentaron que estar fuera de línea, incluso durante un fin de semana, evitaría que pudieran cumplir con sus otras tareas, arruinaría sus vidas sociales, y haría que sus familiares y amigos se preocuparan.

 

Tal vez no nos hemos puesto a considerar lo que pasaría si Internet dejara de funcionar por un día. Uno de los grandes problemas con el Internet es que lo damos por garantizado. Ni siquiera imaginamos cómo sería nuestra vida si no tuviéramos acceso a la red. Pero, ¿qué pasaría si se diera el caso? Bueno, resulta que el impacto no sería tan grande como lo imaginamos…

 

En 1995 tan solo el 1% de la población mundial estaba en línea. Hoy, más de 20 años después, más de 3.5 billones de personas tienen conexión a Internet (casi la mitad de la población mundial), y el número aumenta cerca de 10 personas por segundo.

 

Según Pew Research Centre, la mitad de los estadounidenses dicen usar Internet “casi todo el tiempo, y el 73% dijeron utilizarlo al menos una vez al día.

 

Pero el Internet no es inviolable. De hecho, podría dejar de funcionar a nivel mundial o nacional por un corto periodo de tiempo por ciberataques de hackers maliciosos que liberen software para atacar las vulnerabilidades de los routers encargados del tráfico de Internet. También está la posibilidad de cortar los cables que llevan una enorme cantidad de tráfico de Internet debajo del océano y conectan los continentes. Aunque no es fácil que estos cables que sean blanco de ataques, pueden ser dañados accidentalmente, como ya sucedió en 2008 cuando un submarino cortó los cables y dejó sin servicio a la gente del Medio Oriente, la India y el Sudeste de Asia.

 

Incluso algunos gobiernos tienen “interruptores asesinos” que pueden apagar el Internet de su país, como ya sucedió en Egipto durante la sublevación en 2011, para dificultar la coordinación de los protestantes. Turquía e Irán también “apagan” Internet durante las protestas. Se rumora que China también cuenta con un interruptor similar. Y senadores en EEUU han propuesto crear uno para defender a su país de ciberataques.

 

¿Qué consecuencias traería este apagón del Internet? Al parecer no tan severo como se esperaba. En 2008 el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU pidió a Scott Borg (director de la Unidad de Ciber Consecuencias de Estados Unidos) que investigara qué podría pasar si se “cayera” el Internet. Borg y sus colegas analizaron los efectos económicos de la falla en computadoras e Internet. Revisando información financiera de 20 compañías que reclamaban ser las más afectadas en cada caso, como estadísticas económicas más generales, ellos descubrieron que el impacto financiero sería sorpresivamente insignificante, al menos para caídas no más largas de 4 días.

 

Las personas simplemente aplazarían las actividades que requieren internet para dos o tres días después, y luego tendrían que lidiar con la carga de trabajo como si se tratara de días festivos. Incluso en algunos casos apagar internet por un corto periodo de tiempo incrementó la productividad (espero que mi jefe no lea esto). Borg y sus colegas analizaron qué sucede cuando una compañía sufre de corte de Internet por cuatro horas o más. En lugar de estarse “picando los ojos”, los empleados hicieron las actividades que normalmente posponen, como lidiar con el papeleo. El resultado fue un incremento en el negocio. Borg concluyó “no veo razones por las que esto no puede aplicarse a básicamente toda la economía”.

 

Otras industrias como los viajes tampoco sufrirían mucho a corto plazo. Los aviones pueden volar sin internet, trenes y autobuses continúan funcionando también. Sin embargo, un periodo de tiempo más largo podría afectar en la logística.

 

Los mayores efectos parecen ser psicológicos, como sentimientos de aislamiento y ansiedad. La mayoría del Internet está diseñada para un solo propósito: mantenernos comunicados con los demás. Estamos acostumbrados a podernos conectar con quien sea, donde sea y cuando sea. Es por eso que cuando olvidamos nuestro celular nos sentimos ansiosos, y nos cuestionamos qué pasará si nos perdemos, si nuestro auto deja de funcionar, si alguien nos dejaría utilizar su celular para pedir ayuda.

 

La buena noticia es que el mundo no colapsará si Internet deja de funcionar por un día.

No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website